Último cuento de esta Navidad

Érase una vez, unos Reyes Magos que venían desde Oriente para hacer felices a los niños.

LLegaron la tarde del 5 de enero de Badajoz a repartir felicidad entre la inocencia que podía respirarse por las calles de la ciudad.

Sus manos se llenaron de cartas repletas de deseos…

Trajeron con ellos a todos sus ayudantes, gracias a quienes logran llegar a las casas de todos los niños.

Foto cedida por Jose Antonio Rodríguez Escobar

El atardecer era cada vez más frío pero los niños luchaban por conseguir sus caramelos. 

Las carrozas avanzaban al son del Ocaso.

Foto cedida por Jose Antonio Rodríguez Escobar

Y los caramelos seguían inundando las calles…

Después, los Reyes terminaron su recorrido y bajaron a la Plaza de San Francisco para despedirse los pequeños.

Y llegaron al templete de San Francisco, donde finalmente dieron su último discurso antes de empezar…

Foto cedida por Jose Antonio Rodríguez Escobar

Y colorín colorado, este cuento no ha acabado, porque es infinito, una magia que ha estado, está y estará toda la vida.

Texto y fotos: Celia Rojas. 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Suscríbete y recibe toda la actualidad

Entradas relacionadas